sábado, 25 de noviembre de 2017

Me despido con el fin de quererme aunque nunca nadie acá me contrató. Me desangro aunque sin sentencia. Me libero aunque sin cárcel. Me desenredo aunque sin cuerdas. Destapo mis ojos aunque sin vendas. Y dejo de quererte aunque con mucho amor. Te miento un poco y me lleno de verdad. Me aliviana algo que se va y que nunca me pesó. Mi fruto no está maduro y aún así caigo contra tierra firme hoy. Me voy para quererme, me voy para no volver. Se termina tu racha de suerte que pisaba mi pecho. Comienza mi racha de vida mientras suelto algo que nunca fue mío y que nunca quise mío. Me hacés mal, convertiste mi amor en maldición y monstruo. Esfumo el hechizo con la fuerza de un beso frío para sentir el calor de la distancia mientras camino y te volvés chiquito frente a mi espalda. No sos un mal tipo, tan sólo me hacés mal.