jueves, 14 de julio de 2016

No sos vos, soy yo.

"(...) Lo que me parece es que antes nos mirábamos a los ojos y nos sentíamos la misma persona. Aunque debo reconocer que íntimamente creía que te podía cambiar algunas cosas, pero bueno, no hay nada más infantil… Y no sé qué pasó, ni cómo, pero gracias a dios o a lo que mierda fuera, la angustia se transformó en dolor, y con mucho esfuerzo más logré que el dolor se convirtiera en tristeza, y después de muchos meses pude despertarme un día sin sentir que me faltabas. Y estaba todo bien. María, lo que pasamos no lo vamos a volver a pasar. Yo te quiero, y daría lo que no tengo por arrancar de cuajo el dolor que tenés. Pero hoy, de esa manera, no estoy."

Vínculos de codicia.

Una vez alguien dijo que está en peligro de extinción, la confianza y la balanza está en contra del corazón, vivimos en persecución de fidelidad ficticia, vínculos que te envician, un beso y una caricia, rutina de despedida y piensas que si te dejara, le quitarás la vida; los buenos instantes mueren lentamente en mi mente, no obstante los recuerdos de traiciones son permanentes, Nunca digas siempre por siempre ni para siempre, si siempre que me doy vueltas dejas de ser transparente,. Lamentablemente te quiero y el amor no es ciego, cuando el que ama está ciego de celos, es que no puedo creer que en quien uno tuvo confianza, traicionó y pide perdón con lágrimas falsas, pero no hay lanza que hiera sin dejar si quiera una huella y marcada en ella esté la palabra venganza.