sábado, 21 de julio de 2012

No merece la pena vivir con el pasado a cuestas y más cuanto tu pasado no es del todo bueno y memorable.
Hay que vivir con el presente anclado a los pies y estar dispuesta a nuevas oportunidades que ayuden a recomponer corazones rotos, así fue que entonces apareciste, con tu luz, con tu sinceridad y con todas esas ganas de hacerme feliz y  me deje llevar, deje que los sentimientos aflorasen y que se diera la posibilidad de volver a querer.
Ahora que te tengo acá, no quiero que te vayas, ahora que por fin decidi que formaras parte de mi vida no quiero que dejes de hacerlo, no sería lo mismo seguir viviendo sin tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario